AlimentosArtículos

Capítulo 9: ¿Como sano?

No hay que sumar nada ni hacer ninguna operación para ver los resultados, solo tenemos que leer las preguntas y valorar cuál es la respuesta más adecuada para lo que hacemos normalmente en ese caso. En cada pregunta, vendrán tres respuestas y según lo que hayáis respondido en ellas, podréis tener una idea aproximada sobre la verdadera calidad de vuestra alimentación. Las preguntas son:

1.- Tomo pan blanco…

a.- Nunca

b.- De vez en cuando.

c.- A diario.

2.- Tomo precocinados o procesados…

a.- Nunca.

b.- De vez en cuando.

c.- Casi a diario.

3.- Tomo refrescos azucarados…

a.- Nunca.

b.- De vez en cuando.

c.- A diario.

4.- Las comidas me gustan…

a.- Con poca sal.

b.- Ni saladas ni sosas. No suelo usar el salero.

c.- Muy sabrosas. Suelo usar el salero.

5.- Tomo pasteles, galletas o bollería…

a.- Nunca.

b.- De vez en cuando.

c.- A diario.

6.- En una semana normal tomo…

a.- Más veces pescados que carnes.

b.- Más veces pollo.

c.- Más veces carnes rojas.

7.- En una semana normal tomo legumbres…

a.- Dos o más veces.

b.- Una vez.

c.- Nunca.

8.- En una semana normal tomo grasas de origen animal…

a.- Casi nunca.

b.- Algunas veces.

c.- A diario.

9.- En una semana normal tomo frutas y verduras…

a.- Varias veces cada día.

b.- Varias veces en la semana, pero no a diario.

c.- Alguna vez o ninguna.

10.- En una semana normal tomo alcohol…

a.- Nunca.

b.- De vez en cuando.

c.- A diario.

11.- En una semana normal…

a.- Me mantengo en mi peso.

b.- Si engordo, intento perderlo en la siguiente semana.

c.- Me da igual engordar.

12.- Si he engordado varios kilos sobre mi peso normal…

a.- Intento perder peso.

b.- Intento no seguir engordando.

c.- Sigo comiendo igual.

Este cuestionario podría ser mucho más extenso y bastante más específico; incluso, podría pensarse que es un poco simple, pero solo con estas doce preguntas, podemos hacernos una idea aproximada de si estamos comiendo sano o de si nuestra alimentación va por mal camino.

A algunas personas les pueden parecer fuera de lugar las preguntas sobre el peso, pero debemos pensar que la obesidad es un factor de riesgo para muchas enfermedades y, quizás, el mejor indicador de que estamos comiendo mal.

Si a la gran mayoría de las preguntas habéis respondido “a”, vais por buen camino porque estáis controlando algunos de los peligros principales de nuestras comidas. Si a la gran mayoría de las preguntas habéis respondido “c”, debéis reflexionar sobre si podéis permitiros seguir por ese camino porque, según las estadísticas, tenéis muchas probabilidades de estropear vuestra salud.

Los que habéis respondido más veces “b”, no vais mal encaminados, pero ese camino debe dirigirse más veces hacia la “a” y menos veces hacia la “c”.

Me gustaría que volvierais a leer las preguntas del cuestionario y recapacitarais sobre cada una de ellas. Cualquier cambio hacia las primeras respuestas de cada pregunta puede significar una esperanza significativa en la mejoría de nuestra salud a medio y largo plazo.

Llegados a este punto, me viene a la cabeza esa frase que suelen decir las madres después de una reprimenda, que es:

– ¡Te lo digo por tu bien!

Tengo la esperanza de que después de leer este libro, algunas personas decidan cambiar algunos de sus hábitos y los resultados de este test tiendan más veces a la “a” que antes de leerlo. O, por lo menos, que si hubieran respondido “c” en la mayoría de las respuestas, se pasen tras leerlo a la “b” en algunas de ellas o a la “a”. ¡Por pedir que no quede!

Firmado por: Julio B. Romero Redondo (El médico de Castilblanco).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close