AlimentosArtículos

Capítulo 7: El agua

A muchas personas les resultará extraño que incluya al agua en esta sección titulada “lo que necesitamos comer”, puesto que no es considerada una comida ni un alimento, ni siquiera un nutriente, aunque todos somos conscientes de que sin ella, no podemos vivir.

Sin embargo, hay muchas personas que casi no beben agua. Suelen tomar cafés o leche o infusiones que sí aportan agua y serían una opción válida, pero en otras ocasiones solo toman refrescos azucarados que suelen tener gas añadido o bien bebidas alcohólicas que pueden alterar el equilibrio hidroelectrolítico y provocar retención de líquido o deshidratación.

Estas personas que toman refrescos con gas o bebidas alcohólicas están tomando líquidos, pero no se están hidratando bien. Su gran suerte es que los alimentos que ingieren durante las comidas diarias sí contienen agua; o sea, que están “comiendo” agua sin darse cuenta. Al cabo de un día normal, pueden haber “comido” alrededor de un litro de agua, que consigue que todo siga funcionando “casi bien”. Pero sería más recomendable, además de ese agua que han comido, beber otro litro como mínimo para llegar a las cantidades que nuestro cuerpo necesita.

Hay personas que pueden tragar alimentos sólidos pero no pueden tragar líquidos, por la edad o por alguna enfermedad. Para que estén hidratadas y sigan tomando agua, se le añade al agua una substancia espesante que la convierte en gel, poniéndola mas densa, para que puedan “comerla con una cuchara”. Esta sería la mejor opción para evitar tener que hidratarlos con suero por vía intravenosa; por lo tanto, tienen que “comer agua”, ya que no pueden beberla. Es una pena que las personas que pueden beberla con facilidad no lo hagan.

¿TAN IMPORTANTE ES?

En una ocasión, hablando sobre la importancia del agua, me preguntó un paciente:

– ¿Es verdad eso de la regla del 3, que dice que podemos estar hasta 3 minutos sin oxígeno, hasta 3 días sin agua y hasta 3 semanas sin comida?

Yo le respondí:

– En líneas generales, sí. Aunque puede haber grandes variaciones dependiendo de la capacidad pulmonar de cada persona, de lo hidratados que estén antes de dejar de beber agua o de las reservas de grasa que tengan antes de dejar de comer. Hay casos descritos de personas que naufragaron y estuvieron sin comer más de un mes, algunos de ellos murieron cuando se les acabó el agua.

Por lo tanto, el agua sería la segunda prioridad para la vida después del oxígeno y, sin embargo, hay muchas personas que se olvidan de ella y en lugar de hidratarse de la forma correcta, lo que hacen es todo lo contrario, tomar bebidas o comidas que alteran el equilibrio de agua dentro de nuestro organismo, provocando deshidratación o retención de líquido.

Firmado: Julio B. Romero Redondo (El médico de Castilblanco).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close