AlimentosArtículos

Capítulo 5: Las vitaminas

SE DESTRUYEN CON FACILIDAD

Hay que tener en cuenta también que hay algunos factores que pueden hacer que las vitaminas que contienen los alimentos se destruyan o sea más difícil su asimilación, como por ejemplo:

  • Cocinar demasiado las verduras.
    • Algunas se destruyen por el calor, por lo que habría que evitar las cocciones “exageradas” de las verduras. Sería preferible hacerlas al vapor o refreírlas de forma ligera, estilo Wok, con fuego fuerte y durante muy poco tiempo.
  • Consumo de alcohol.
    • Disminuye la absorción de algunas vitaminas como la B1, la C y el ácido fólico y aumenta la eliminación de otras, como la B6. Baja la concentración de la A y la E.
  • Consumo de tabaco.
    • Reduce los niveles de Vitamina C, incluso en los fumadores pasivos, por la exposición indirecta al humo.
    • También baja los niveles de las vitaminas A, E y B12
  • Exposición de frutas y verduras a la luz y al aire.
    • Provocando oxidación y deterioro de algunas de ellas.
  • Toma de antiácidos y de los mal llamados “protectores” del estómago.
    • Al disminuir o frenar la acidez del estómago, se reduce la asimilación de algunas vitaminas.
  • Interacción con otros medicamentos.
    • Antibióticos, laxantes, corticoides, anticonceptivos orales, ácido acetilsalicílico, antiepilépticos y antimicóticos.

¡NO ENGORDAN!

Por último, quiero añadir que las vitaminas no nos hacen engordar ni nos abren el apetito. No tienen calorías y, por lo tanto, no “suman” más calorías a lo que hemos comido en un día determinado.

Se usan en casos de personas que comen mal o están desnutridas, para ayudar a su cuerpo dándole las que deberían estar siendo aportadas con la comida y por las circunstancias de esa persona, faltan. Al compensar lo que faltaba, se consigue que los procesos metabólicos vuelvan a equilibrarse, pero en una persona que come de una forma equilibrada, lo normal es que no sean necesarias y si las añade a su alimentación, casi seguro que sobran y son eliminadas la mayoría de ellas por la orina.

Firmado: Julio B. Romero Redondo (El médico de Castilblanco)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close