ArtículosEnfermedades

Listeriosis

La listeriosis es una enfermedad provocada por una bacteria llamada listeria monocytógenes, considerada en los últimos años como uno de los mayores peligros alimentarios y desbancando a otras infecciones más conocidas, como la salmonelosis. Hay que remarcar que hasta el año 2015 no era una enfermedad de declaración obligatoria, por lo que no se han conocido todos sus riesgos ni la incidencia real de la enfermedad, hasta ahora.
Lo más llamativo es que esta infección puede ser inofensiva para personas sanas, pero puede ser mortal para personas inmunodeprimidas, enfermas o para los fetos; por lo que las embarazadas deben tener un especial cuidado para evitar abortos o daños neurológicos del feto.

La listeria resiste a la congelación y al vacío, solo es destruida por el calor mantenido durante el tiempo adecuado. Por lo tanto, el peligro está en los alimentos crudos o poco cocinados; con el agravante de que no cambia el aspecto de esos alimentos, por lo que no sospechamos de que ese alimento esté contaminado como ocurre en otras infecciones en las que puede haber cambios en el color o el olor, que nos alertan y hacen que desechemos ese producto.

Los alimentos donde se suelen encontrar listerias con más facilidad son la leche cruda, las carnes crudas, los embutidos loncheados, los quesos hechos con leche no pasteurizada, los ahumados y los marinados. Pero no debemos olvidar que también pueden estar en las verduras frescas y en las frutas. Además, puede estar presente en las encimeras, las tablas de cortar y en los frigoríficos, contaminando durante su procesado, en la industria alimentaria o en casa, alimentos que no estaban contaminados.
En el verano de 2019 se ha producido una infección por listeria en España relacionada, al parecer, con el consumo de una carne mechada y otros productos de la misma marca. Estas carnes estaban horneadas y envasadas al vacío, pero puede que durante su horneado no se alcanzara la temperatura adecuada o durante su envasado fuera contaminada por esta bacteria que, como ya he dicho antes, es resistente al vacío y a la refrigeración.
La infección puede ser asintomática y el periodo de incubación puede ser de hasta tres semanas, incluso más. En ocasiones, los síntomas se confunden con otras infecciones más comunes como la gripe o una gastroenteritis. En personas con defensas disminuidas pueden llegar a provocar neumonía y meningoencefalitis, que en bastantes casos son mortales o dejan secuelas neurológicas.

Consejos para evitar la listeriosis, principalmente para embarazadas y personas enfermas o inmunodeprimidas, pero que pueden venir bien para toda la población:

  • Lavar las manos antes y después de manipular alimentos frescos o crudos.
  • Lavar utensilios y encimeras antes y después de manipular alimentos crudos.
  • Limpiar periódicamente el frigorífico, sobre todo zonas de verduras y frutas.
  • No poner en contacto alimentos cocinados con alimentos crudos.
  • Cocinar las carnes a más de 75 grados.
  • Recalentar los restos de comidas, por encima de 75 grados, antes de comerlos.
  • Respetar la fecha de caducidad de los alimentos precocinados.

Estas recomendaciones pueden parecer exageradas, pero cada vez son más las embarazadas que las siguen para evitar abortos, porque los ginecólogos hacen hincapié en la importancia de seguirlas. También les recomiendan evitar una serie de alimentos, como:

  • Leches crudas y quesos hechos con leche no pasteurizada.
  • Embutidos, patés y carne cruda o poco hecha.
  • Pescados ahumados y marinados.
  • Sandwiches y bocadillos envasados con huevo, verduras o los anteriores.
  • Brotes de verduras y ensaladas en bolsa.
  • Frutas u hortalizas sin lavar o sin pelar.

He tenido pacientes embarazadas que se han negado a seguir estas recomendaciones, desoyendo los consejos médicos, dejándose llevar por la familia y “comiendo de todo” durante sus embarazos. Quizás estos brotes epidémicos recientes, con ingresos hospitalarios, muertes, abortos y secuelas, les hagan ver los riesgos que pueden evitar si siguen los consejos anteriores.

Firmado: Julio B. Romero Redondo (El médico de Castilblanco)

Etiquetas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close