ArtículosPautas de alimentación

Mantenerse en el peso

Cada persona tiene que encontrar “su mantenimiento” a base de prueba y error, hasta que encuentra el ritmo de comidas que le permite mantenerse en su peso semana a semana, engordando poco y perdiéndolo pronto en los días siguientes.

El peso es un buen indicador del mantenimiento correcto, pero no es el único. Las personas que tienen tendencia a subir muy rápido de volumen deben fijarse más en cómo les queda la ropa, que en el peso. Si están bien de peso, pero notan que la ropa les aprieta más que antes, es un signo de alarma; casi seguro que están tomando más hidratos de carbono que antes o lo están haciendo en momentos inadecuados, aunque intenten compensarlo con las otras comidas. Deberían corregir esto si no quieren volver a desproporcionar su cuerpo de nuevo, diga lo que diga la báscula.

Del mismo modo, si están bien el peso y el volumen, pero aparecen alteraciones en los análisis de sangre, debemos pensar que estamos comiendo demasiado de algún tipo de alimentos y deberíamos reducir sus cantidades hasta que se vuelva a normalizar esa analítica. Además, podemos añadir un poco más de ejercicio a nuestro día a día para ayudar a conseguirlo.

Por último, si no ocurre nada de lo anterior pero nos encontramos mal físicamente, debemos pensar que puede que algún órgano interno esté avisando de que estamos haciendo algo mal, aunque todavía no hayan aparecido alteraciones significativas en los análisis de sangre. Deberíamos consultarlo con nuestro médico y mientras tanto, reducir el consumo de alcohol, bebidas con gas, grasas y azúcar, que suelen ser los sospechosos habituales en estas situaciones.

Como habréis comprobado, mi concepto del mantenimiento correcto no se ciñe sólo al peso ni al volumen; es mucho más amplio que eso e intenta abarcar a todo el estado general, en definitiva, a la salud de esa persona. No vale de mucho estar en nuestro peso si nos encontramos mal o nuestros análisis están muy alterados; siempre he intentado que mis pacientes ganen un concurso de salud, aunque hayan venido por motivos estéticos y sólo pensaran en mejorar su aspecto físico.

Firmado: Julio B. Romero Redondo (El médico de Castilblanco)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close