ArtículosEnfermedadesPautas de alimentación

Fibromialgia y alimentación

Aunque no hay consenso sobre la influencia de los alimentos en la aparición de la fibromialgia, muchos pacientes refieren que ven relación directa entre algunos alimentos y la aparición o empeoramiento de los brotes. Os pongo una relación de algunos de los alimentos recomendados y de los poco recomendables en caso de brotes de fibromialgia.

Pero cada persona debe valorar, según su experiencia y los consejos de su médico, si debe excluir alguno de ellos o añadir otros que no estén reflejados en las listas siguientes:

Alimentos recomendados:

  • Pescados, sobre todo azules, excepto la sardina
  • Lácteos desnatados (*)
  • Semillas de lino (*) y chía
  • Frutas
  • Verduras, sobre todo Lechuga, Perejil, Endibias y Escarolas
  • Col, lombarda, coliflor, brócoli, kale, coles de Bruselas
  • Ajo, cebolla, puerro, chalotas.
  • (Evitar las verduras reflejadas en Poco Recomendables)
  • Castañas
  • Maíz (*)
  • Almendras
  • Legumbres, sobre todo soja.(*)
  • Cereales integrales (*)

Alimentos Poco Recomendables:

  • Espinacas
  • Acelgas
  • Remolachas
  • Patatas
  • Tomates
  • Berenjenas
  • Pimientos

 

  • Sardinas
  • Mariscos
  • Carnes grasas
  • Chacinas y embutidos
  • Lácteos enteros y mantequilla
  • Conservas y salazones

 

  • Harinas refinadas
  • Alcohol
  • Azúcar y aspartame
  • Café.
  • Sal en exceso.

(*) Algunos médicos recomiendan, para la fibromialgia y para las enfermedades autoinmunes y degenerativas, eliminar totalmente todos los lácteos (hasta los yogures desnatados) y todos los cereales (hasta los integrales) y las legumbres (incluso la soja y todos sus derivados). El lino no suele dar problemas, pero es recomendable quitarlo también.

Si sospechamos de algún otro alimento, eliminarlo también aunque esté incluído en la lista de los recomendables.

Esperar al menos un mes sin tomarlos y, si se consigue una mejoría o la remisión de los síntomas, valorar si queremos probar a introducir alguno de ellos o si preferimos seguir sin tomarlos para no recaer.

Si introducimos alguno de ellos durante unos días y vuelven los síntomas, debemos eliminarlo totalmente de nuestra alimentación. Probar con todos, sólo uno en cada ocasión, hasta saber cuáles son los que nos influyen en nuestro estado general y cuáles no.

También aconsejan no usar el microondas ni la freidora ni las sartenes con revestimientos antiadherentes y cocinar los alimentos lo menos posible, evitando las altas temperaturas y las cocciones prolongadas, y dando preferencia a cocinar al vapor.

Firmado: Julio B. Romero Redondo (El médico de Castilblanco)

Etiquetas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close